DETALLE DE LA EXPERIENCIA

Al llegar a la Estancia Ave María, en la sierra de Tandil, ustedes se darán cuenta de que allí todo sucede con el ritmo propio del campo. Los caballos no tienen prisa, los esperan en este campo paradisíaco de la provincia de Buenos Aires.

Cabalguen en caballos criollos y mestizos, mansos y tranquilos. Preparen ustedes mismo sus caballos para la cabalgata aprendiendo a ensillarlos, si lo desean, al estilo criollo, con ayuda de nuestro guía. Todo con pausa, dejando que el tiempo transcurra lentamente. Pasen primero la rasqueta y el cepillo. Luego la matra y recado, –o montura tradicional criolla–, y luego el freno. De paso van conociendo al caballo. Ese es el secreto de la cabalgata: la conexión entre el jinete y su montura: ambos deben relajarse para disfrutar del presente.

Cabalgue por la estancia despacito durante una hora. Inhale el aire de campo con perfume de sierra. Disfrute las vistas, y los cielos diáfanos, y descubra los rincones más lindos del campo, como el macizo de piedra que alberga una imagen de la Virgen de Lourdes.

El único requisito es reservar los caballos con anticipación.

Comience su experiencia aquí.

RESERVE HOY